Mitos y falsas creencias sobre los ojos

Como bien sabrá nuestro avispado lector, desde hace años publicamos en este blog contenidos relacionados con la salud ocular y visual, con el objetivo de difundir buenas prácticas para el cuidado de los ojos y ofrecer información veraz y contrastada sobre distintas dolencias y patologías. La información aquí publicada está ampliamente validada por estudios e investigaciones científicas.

Sin embargo, este rigor contrasta con la gran cantidad de mitos y falsas verdades que existen alrededor de la visión, y más concretamente sobre nuestros ojos. Es por este motivo que dedicamos este artículo a desmentir creencias populares pero que no tienen un fundamento científico.

  • Si pones los ojos bizcos corres el riesgo de quedarte así para siempre. FALSO. Si bien no es el gesto más aconsejable para nuestra salud visual por el estrés que produce en la musculatura de la zona, una persona no puede quedarse permanentemente estrábica por el hecho de ponerse bizca. Sin embargo, una persona que se pone bizca o se le desvía un ojo de forma involuntaria debe acudir a un oftalmólogo.

ojosazules

  • Dos padres de ojos azules no pueden tener un hijo de ojos marrones. FALSO. Se trata de un hecho poco habitual, pero no por ello es imposible. Del mismo modo, dos padres de ojos marrones pueden tener un hijo de ojos azules, aunque también es algo muy poco habitual. Para tener en cuenta la configuración genética de un individuo no sólo debemos tener en cuenta nuestros progenitores.
  • Se puede mirar de frente al sol si se entrecierran los ojos o se usan gafas oscurasFALSO. La luz ultravioleta del sol llegará a los ojos igualmente, dañando la córnea y la retina. Esta práctica no sólo produce dolor de cabeza y distorsiona la visión durante unos instantes, también puede causar un daño permanente a la vista. La luz directa del sol puede volver ciega a una persona en menos de un minuto.

limon

  • Una mezcla de zumo de limón y manzanilla puede aclarar el color de los ojos. FALSO. Si bien la manzanilla se ha utilizado tradicionalmente como calmante y antiinflamatorio suave para los ojos, y el zumo de limón tiene un cierto efecto bactericida, no es cierto que una preparación de ambos líquidos altere el pigmento de la parte anterior del iris. Con ello sólo conseguiremos producirnos escozor.

Si tienes cualquier duda concreta sobre tu salud visual o quieres confirmar o desmentir un mito o creencia acerca de los ojos, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros. ¡Te atenderemos con mucho gusto para despejar todas tus incógnitas!

Deja un comentario