Archivo de la etiqueta: rayos ultravioleta

¿Cuánto puede afectar la radiación solar a nuestros ojos?

A estas alturas del año todos sentimos que ha llegado el verano y aunque oficialmente no es verdad, lo cierto es que la sensación de calor cada vez es más alta. Nuestro propósito es advertiros acerca de los daños que podéis tener al exponeros de forma prolongada a las radiaciones solares.

Las radiaciones solares son aquellas ondas electromagnéticas emitidas por el sol. El espectro de dichas ondas va desde el infrarrojo hasta el ultravioleta y estas radiaciones traen consigo efectos positivos en los humanos como regular el funcionamiento de la vitamina D y su posterior resultado nutritivo en nuestros huesos. Sin embargo, también pueden ocasionar grandes problemas oftalmológicos.

Los resultados negativos de la exposición prolongada a las radiaciones solares pueden provocar múltiples lesiones con diferente nivel de gravedad:

Cataratas: la OMS declara que el 20% de los casos diagnosticados de catarata se relacionan directamente con la exposición prolongada a las radiaciones solares.

cataratas-en-los-ojos

Quemaduras: después de una sobreexposición a los rayos solares nuestros ojos pueden sufrir quemaduras de distintos grados. Los más afectados son: la córnea, el cristalino y la retina, con la posibilidad de lesionar de la retina zonas como la mácula que puede provocarnos ceguera de forma irreversible.

quemaduras-ojos

Tumores: en la exposición a la radiación ultravioleta se pueden filtrar células cancerígenas que más tarde degeneren en tumores benignos o malignos. Las lesiones amarillentas o el crecimiento de un tejido anómalo sobre la parte transparente del ojo puede ser símbolo de esto.

tumor_ojos

Estos resultados se pueden evitar regulando el número de horas de exposición a la radiación ultravioleta y luz solar. Es importante tener presente que los pacientes operados de cataratas, personas con ojos claros y niños, son los más propensos a sufrir cualquiera de los males mencionados anteriormente.

Os recomendamos una visita anual al oftalmólogo para que pueda detectar cualquier anomalía antes de tiempo. Si hemos pasado una época en la que nuestros ojos han recibido una exposición constante y los percibimos especialmente irritados, lo más recomendable es acudir de inmediato a un especialista.

En el Centro Oftalmológico Carreras Candi, en Barcelona, estaremos encantados de atenderte 

¡Cuida tus ojos si realizas deportes de nieve!

Estamos en pleno en invierno y es época de realizar deportes de montaña. Esta no perdona a nuestros ojos, y puede convertirse en una enemigo para nuestra vista si no la cuidamos como es debido y tomamos las precauciones adecuadas.

Se conoce que la nieve refleja cerca de un 80 por ciento de la luz solar. Además, a este efecto reflectante se suma como factor agravante la altitud, ya que por cada 1.000 metros la proporción de rayos ultravioleta en la luz solar aumenta un 10 por ciento. Por eso cuando realizamos deportes de nieve nuestros ojos están muy expuestos a los rayos ultravioleta y a sus posible efectos dañinos.

esquiador11

La lesión más frecuente que podemos sufrir por la sobreexposición se denomina queratitis solar, una inflamación de la córnea inducida por una exposición aguda a las radiaciones UV. Sus síntomas son los siguientes:

  • Dolor intenso, que aparece entre 4 y 6 horas después de la exposición a los rayos UV
  • Sensación de cuerpo extraño o de arenilla dentro de los ojos
  • Lagrimeo
  • Fotofobia o intolerancia anormal a la luz
  • Ojos rojos

Close-up of young woman's blue eyes with long eyelashes. Make-eye

Nos ayudará a aliviar estos efectos reposar en la oscuridad con los ojos cerrados, tapar los ojos usando gafas muy oscuras o realizando un vendaje ocular y no frotar los ojos, por supuesto evitando durante un tiempo el uso de lentillas.

No se aconseja usar gotas oculares sin receta ya que normalmente no sirven para combatir infecciones. Además, su uso podría retrasar un correcto tratamiento, aumentando las posibilidades de degenerar en complicaciones que pueden poner en riesgo la visión.

En el caso de experimentar sus efectos de forma prolongada debemos acudir lo antes posible al oftalmólogo para que pueda valorar cuál es el nivel de daño o afectación y pueda indicar el tratamiento más adecuado. El tratamiento podrá incluir la prescripción de medicación ocular, sistémica o incluso terapia intravenosa.

Recuerda que si tienes cualquier duda o consulta, estaremos encantados de responderte. Ponte en contacto con nosotros mediante este formulario, y te contestaremos a la mayor brevedad y de forma completamente personalizada.

Cuidar la vista en verano

En este blog ya hemos ido hablando de los diferentes problemas que podemos tener en la vista en función de las estaciones del año: dimos un repaso de lo que sucedía en invierno, advertimos de los contratiempos de la primavera y seguramente lo volveremos a hacer con el otoño. Pero en la época que estamos toca hablar de la estación preferida por casi todos: el verano.

Según algunos estudios, las enfermedades oculares aumentan hasta un 20% en verano. Más que por el clima en sí, esto se debe especialmente al cambio de hábitos que experimentamos y se puede asociar a las actividades veraniegas (playa, piscina, etc…).

Los principales factores de riesgo son los cinco siguientes:

Rayos ultravioleta: el sol brilla con más fuerza en verano y es necesario proteger a nuestra vista de ellos. Las posibles patologías van desde sequedad o irritación ocular hasta melanomas oculares o cataratas. La prevención la dicta el sentido común: gafas de sol homologadas, viseras, aunque la más sencilla sea evitar la exposición solar en las horas centrales del día. En caso de lesiones causadas por los rayos ultravioleta será urgente visitar un especialista.

Cloro de las piscinas: el cloro suele ser un gran enemigo de los ojos en verano, especialmente para los niños que son los que más horas le dedican al chapuzón. Las recomendaciones son otra vez muy sencillas: tratar de evitar el contacto del ojo con el agua clorada y usar gafas de natación.

Sal de mar: este es otro de los problemas oculares más clásicos del verano… la irritación ocular producida por el agua salada del mar. Lo evitaremos fácilmente usando gafas de buceo. En caso de irritación podremos aplicar lágrimas artificiales para mantener el ojo húmedo.

Arena de playa: el otro enemigo de los ojos en la playa es la arena, sobre todo si es muy fina. Deberemos ir con cuidado con ella y lavaremos los ojos con abundante suero fisiológico en caso de que nos entre en el ojo.

Aires acondicionados: suelen producir sequedad e incluso irritación ocular. Recomendamos tener limpios los filtros y el uso de humidificadores de ambiente para evitar dolencias. Usaremos lágrimas artificiales en caso de síntomas.

Estas cinco suelen ser las causas de riesgo ocular más comunes en verano y os aconsejamos que el estar de vacaciones no os prive de prevenirlas. En caso de duda ante estos u otros factores de riesgo, os recomendamos que consultéis con un especialista.

En el Centro Oftalmológico Carreras Candi, estaremos encantados de ayudaros.